Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl

En los tiempos cuando el imperio azteca gobernaba a México, un joven guerrero Tlaxcaltecas llamado Popocatépetl (Popo), se enamoro de la más bella princesa Tlaxcalteca, Iztaccíhuatl (Izta).

Antes de partir a guerra contra sus enemigos los aztecas, Popo pidió la mano de la princesa Izta al cacique de su pueblo. Se le concedió, solo cuando vuelva con las cabezas de sus enemigos.

El guerrero partió a la batalla mientras que la princesa esperaba su regreso. Tiempo después, el celoso rival de Popo engaño a la princesa contándole que su amado murió en batalla. 

La historia cuenta que la princesa Itza murió de tristeza por la perdida de su amado.

Poco tiempo después, Popo regreso victorioso del combate listo para casarse con Itza. A su llegada, recibió la noticia del fallecimiento de su princesa.

Popo llevó el cuerpo de Izta a las montañas, donde él la acosto y vigiló, día tras día, noche tras noche, hasta que la nieve los cubrió a los dos y los dioses se apiadaron de ellos, transformando a la trágica pareja en los picos eternos de Popo e Itza, juntos para siempre.


Older Post Newer Post


Leave a comment